Consejos:

 

Alimentación:


Una alimentación sana y equilibrada es esencial para el desarrollo de nuestra mascota. Es importante controlar la cantidad de comida que le proporcionemos, repartiéndola en varias tomas, ya que así el animal estará saciado todo el día. El autocontrol de la comida no es igual para un perro que para un gato, ya que estos últimos saben mejor autoregularse.


Actualmente existen multitud de comidas, piensos y latas para cada tipo de animal, sea cual sea su raza, edad, tamaño o condición física, por eso es importante saber cuál de estas comidas es la ideal para nuestra mascota. Además existen multitud de comidas especiales según la enfermedad que padezcan, ya sean problemas intestinales, hepáticas o renales, por poner algunos ejemplos.


La práctica de darles de comer desde la mesa, o proporcionarles golosinas, es una práctica arriesgada, ya que el animal no dejará de molestar durante las comidas de sus dueños. El picoteo entre horas de tu mascota puede pasarle factura, ya que tienen a engordar con estas prácticas.

 

Higiene:


Los baños deben ser al menos mensuales, el los cepillados más comunes, sobretodo en animales con el pelo largo. Verá como su mascota se lo agradece. Es importante que su mascota tome la higiene como un juego, y no como un castigo.


Los gatos suelen ocuparse mejor de su propia higiene, pero no de su cepillado, y aquellas razas con más pelo se le pueden formar nudos con frecuencia.


Aconsejamos que el agua del baño de tu mascota sea templada, y que le seques con una toalla, o si es necesario con un secador, con cuidado de no quemarle. Si no tienes mucho tiempo, o no cuentas con un baño adecuado, existen peluquerías de animales que se encargarán de tratar a tu mascota como un rey.


Otro punto importantísimo de la higiene de tu mascota es prevenir los parásitos, sobretodo pulgas y garrapatas, muy comunes en época estival. Existen multitud de collares, pastillas o sprays anti-parásitos, pero al final lo mejor es que te ocupes tú mismo de prevenir estos incómodos vecinos con pequeñas revisiones externas.


Cumpla también con el calendario de vacunaciones que su veterinario le proporcione, es importante que se cumplan todas, a fin de prevenir posibles enfermedades y molestias a tu mascota, esto incluye desparasitaciones, revisiones dentales, o revisiones geriátricas.


Viajes:


Es importante que tu animal se acostumbre pronto a viajar en el coche. Ya sabe que para evitar accidentes, y cumplir la ley vial, lo mejor es asegurar tu mascota, ya sea con trasportines acordes a su tamaño, o cinturones y correas especiales que se adaptan a los propios cinturones de seguridad del coche.


Si su mascota sufre mareos cada vez que viaja, consulte con su veterinario especialista para que le proporcione algún medicamento anti mareos.


Evite dejar a su mascota más tiempo del necesario dentro del coche, ya que podría sufrir un golpe de calor. Si no tiene más remedio, deje el coche a la sombra y con las ventanillas levemente bajadas.


Esterilización:


Muchos animales son abandonados a su suerte ya sea por motivos económicos o físicos, porque sus dueños no pueden hacerse cargo de ellos. Esto supone un problema, sobre todo cuando hablamos de animales con crías.


Usted debe ser consciente de este problema, por eso se recomienda siempre la esterilización de su mascota, antes de que pueda criar, entre los 6 y 8 meses. Además con este sencillo proceso ayudará a evitar que su animal pueda contraer enfermedades como piómetras, tumores mamarios o testiculares.


La intervención es sencilla, y sedan al animal en su transcurso. En el mismo día podrá volver con su compañero a casa, ya que no es necesario el ingreso.


Adopta:


Muchos animales no tienen dueño, y necesitan un hogar y una familia, igual que cualquier otro que haya sido vendido en una tienda de mascotas. Si lo pensamos detenidamente, quizás sólo nos hemos encaprichado de ese animalito que hemos visto en la tienda de nuestro barrio, pero probablemente seamos igual de felices con una mascota adoptada. Un animal es una enorme responsabilidad, y debemos pensar no sólo en nuestro bienestar, si no en de la criatura. Tener una mascota significa invertir mucho tiempo en su cuidado, manutención y su educación, para evitar conductas desagradables, como orines, defecaciones, mordiscos o arañazos. También necesita que estemos atentos a su higiene, desparasitación, revisiones veterinarias o vacunas. Por tanto cualquier animal es algo más que repartir caricias y mimos, implica sacrificios personales, por lo que es importantísimo estar seguro de lo que queremos.


Por todo esto, animamos a adoptar a un animal, en vez de comprarlo en las pajarerías, ya que al final el cariño que nosotros le proporcionaremos, y mucho más el que ellos nos proporcionan, es el mismo provenga de donde provenga.


Ejercicio:


El juego y la actividad física es esencial para el desarrollo de nuestras mascotas. Con ellos desarrollan el instinto, y habilidades básicas, como reflejos o ejercitar sus músculos. Practicar el juego, y los largos paseos ayudan a evitar que nuestra mascota sufra obesidad, por lo que ya desde cachorros debemos desarrollar su actividad física, incluso en los gatos que son más sedentarios, con juegos y actividades lúdicas.
Además en estos paseos nuestro animal tendrá la oportunidad de descubrir nuevos objetos, texturas, olores o lugares, y aprenderá a relacionarse con otros animales, lo que favorecerá su educación y sociabilidad.


Socialización:


Nuestras mascotas son animales sociales, sobre todo los perros, por lo que es importante que a lo largo de su vida estén habituados a todo tipo de sonidos, olores o entornos. Con esto evitaremos problemas de agresividad, fobias o estrés.


Es importante sociabilizar al animal con todo tipo de personas, de bebes a adultos, y con animales de su especie. Debemos, a fin de evitar miedos, presentarles sonidos comunes en casa, como la aspiradora, el timbre o el despertador. También debemos habituarlo a que sea manipulado por el hombre, tocarle las orejas, las patas o la mandíbula, esto es importante porque así evitaremos problemas en la consulta del veterinario, siempre con una conducta relajada y sosegada, y recompensando el buen hacer del animal.


El animal debe estar acostumbrado a que su dueño manipule su comida, le retire el plato, o le toque mientras come, además de acostumbrarle a presentarle la comida de manera relajada y sin excitaciones.


Los juguetes son un elemento más de ocio, pero también de su aprendizaje. Deben ser juguetes adecuados al tipo de animal, a su tamaño o a su edad, y debemos tener en cuenta la calidad de dicho juguete para evitar sustos. Con los juegos el animal libera energía, aprende acciones importantísimas, como la mordida en los perros, e incitamos a una mayor exploración de su entorno.


La mayoría de los animales aprenden por asociación, por lo que las correcciones que le hagamos deben estar justificadas, así como las conductas apropiadas o las recompensas. También debemos aceptar cuando el animal muestre sumisión, y no llegar al maltrato físico.